¡Oferta!

Aceite esencial de Eucalipto

3,50 2,90

El aceite esencial de eucalipto es un básico en  el botiquín de cualquier hogar. Esta maravilla de la naturaleza es un producto versátil y económico. Descubre todos los usos que puedes darle.

Los aceites aplicados en el Difusor de Aromas purifican y aromatizan los espacios, creando un entorno agradable.

Alcanzan a perfumar una superficie de hasta 30 m2 durante 5-6 horas de forma continua y necesitarás tan solo de 3 a 5 gotas dependiendo de la intensidad deseada y del tamaño de la habitación para aromatizar con el aroma escogido.

El aroma a eucalipto resulta penetrante, y altamente refrescante se le considera descongestionante.

SKU: LPA2012 Categoría:

Descripción

El aceite esen­cial de eucalip­to, des­ti­la­do del árbol orig­i­nario de Aus­tralia Euca­lyp­tus Glob­u­lus, cuen­ta tradi­cional­mente con una larga lista de usos. Los aborí­genes aus­tralianos ya lo usa­ban para sanar heri­das, curar las infec­ciones por hon­gos, como un efi­caz reduc­tor de la fiebre y tam­bién como expectorante.

Aro­mat­er­apia. El aceite esen­cial de eucalip­to nos pro­por­ciona una expe­ri­en­cia mar­avil­losa de los ben­efi­cios de la aromaterapia.

  • El eucalip­to es un aceite refres­cante y muy estim­u­lante.
  • Este aceite es ide­al para poten­ciar la con­cen­tración y man­ten­er los nive­les de energía
  • En los días nubla­dos o tri­s­tones es con­ve­niente uti­lizar este aceite en un difu­sor o dejar gasas por las habita­ciones con unas gotas del aceite para despe­jarnos y lev­an­tar el áni­mo.

1. Descon­ges­tio­nante nasal

  • Para com­bat­ir la sequedad nasal y descon­ges­tionar la nar­iz se pueden añadir 10 gotas de aceite esen­cial de eucalip­to en un recip­i­ente con agua caliente, cubrirnos la cabeza con una toal­la y aspi­rar el vapor resul­tante. En unos pocos min­u­tos notare­mos alivio.
  • Para com­bat­ir las moles­tias noc­tur­nas debidas a la sequedad nasal y con­seguir des­cansar mejor podemos impreg­nar una gasa con unas goti­tas de este aceite esen­cial y pon­er­la en la mesil­la de noche, al lado de la cabecera de la cama.
  • Otra solu­ción es diluir unas gotas del aceite esen­cial de eucalip­to en un aceite por­ta­dor (aceite de almen­dras, jojo­ba, agua­cate…) y masajear el pecho para aliviar la con­gestión res­pi­ra­to­ria y otro síntomas.

 

2. El eucalip­tol, el ingre­di­ente acti­vo en el aceite esen­cial de eucalip­to tam­bién ayu­da a reducir la tos.

  • Hac­er vahos es un méto­do efec­ti­vo para flu­id­i­ficar el moco y ayu­dar a expul­sar­lo del cuerpo.
  • Las frie­gas de aceite esen­cial de eucalip­to pre­vi­a­mente dilu­i­do en otro aceite, en el pecho tam­bién nos ayu­dan en este propósito.

 

3. Desin­fec­tante del hog­ar. Además de su fres­co aro­ma el aceite de eucalip­to tiene impor­tantes propiedades anti-bac­te­ri­anas.

  • Una bue­na idea es añadir unas gotas en nue­stros pro­duc­tos de limpieza habit­uales para aprovechar sus extra­or­di­nar­ias propiedades como desinfectante.

4. Limpiador den­tal. La acción antibac­te­ri­ana del aceite de eucalip­to es per­fec­ta para elim­i­nar los gérmenes de la boca, reducir la pla­ca y com­bat­ir los trastornos de las encías.

  • Un par de gotas dilu­idas en agua nos servirán de enjuague bucal y nos pro­por­cionarán un alien­to fres­co, (tenien­do siem­pre la pre­cau­ción de no ingerirlo).

5. Alivia los mús­cu­los cansa­dos o dolori­dos. Un masaje con aceite de coco, almen­dras, aguacate…en el que hayamos dilu­i­do unas gotas de aceite de eucalip­to aliviará las moles­tias de los mús­cu­los dolori­dos por el exce­so de ejercicio.

 

6. Cui­da el cabel­lo y el cuero cabel­lu­do.

  • Unas gotas de aceite de eucalip­to mez­cladas con aceite de coco pro­por­cionaran hidrat­ación al cabel­lo y tam­bién al cuero cabel­lu­do con prob­le­mas de cas­pa e irritación por exce­si­va sequedad, reducien­do las moles­tias y los picores.
  • Tam­bién sus propiedades antibac­te­ri­anas y fungi­ci­das nos ayu­dará a com­bat­ir los pio­jos.

 

7. Repe­lente de insec­tos. Y está libre de los pro­duc­tos quími­cos poten­cial­mente peli­grosos que con­tienen los insec­ti­ci­das que se com­er­cial­izan, como el DEET. A los insec­tos no les gus­tan los olores inten­sos, y entre los aceites esen­ciales más efec­tivos además del aceite de eucalip­to desta­can el aceite de cit­ronel­la, cedro, romero, árbol de té, berg­amo­ta, menta…

 

8. En caso de fiebre, una gasa moja­da en agua y unas gotas de aceite esen­cial de eucalip­to apli­ca­da sobre frente, tobil­los y axi­las puede aliviar las molestias.

 

9. Anti­sép­ti­co de pequeñas heri­das. Las cual­i­dades antibac­te­ri­anas y anti­sép­ti­cas del aceite de eucalip­to lo con­vierten en un efi­caz tratamien­to de pequeñas heri­das, cortes, que­maduras y pica­duras de insec­tos. Además de curar la lesión actúa como analgési­co, cal­man­do el dolor y las moles­tias en la zona. El aceite de eucalip­to siem­pre tiene que uti­lizarse dilu­i­do en un aceite por­ta­dor, nun­ca ha de apli­carse direc­ta­mente sobre la piel, ya que podría irritarla.

Información adicional

Peso0.05 kg
Dimensiones5 × 5 × 5 cm

¡Comparta su opinión!

Cuéntenos qué opina…

Lo que otros usuarios opinan

Aún no tiene ninguna contribución.

×

Acceder

Registrarse

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

Continuar como invitado

¿Aún no tiene una cuenta? Regístrese